Villa Bolivariana: Cerrados por fuera, sin insumos de limpieza y con problemas psicológicos

Una paciente con COVID19 asintomática de la Villa Bolivariana y otra que espera resultados de laboratorio hace casi un mes aislada en el mismo lugar accedieron a hablar con ANV. Ambas compararon el aislamiento con un encierro carcelario en una habitación con simplemente una cama y baños sucios; sienten retardo en su atención y problemas psicológicos.

Villa Bolivariana | Foto: Ministerio de Deportes

Marlene (Nombre Ficticio), tuvo contacto con el segundo caso confirmado de Coronavirus en Chuquisaca el 19 de abril, antes de que se supiera que se encontraba contagiado. El 20 de abril (al día siguiente) el paciente fue catalogado como sospechosos de COVID19. Ella desde ese día se alejó de su familia y se aisló en otro punto.

El 23 de abril, se confirmó el positivo del segundo caso de Chuquisaca por lo que ella quedó aislada a la espera de nuevas disposiciones. El 30 de abril en el Hospital Santa Bárbara, le toman la muestra y le indican que los resultados llegarían entre tres a cuatro días después.

Hasta el 10 de mayo, Marlene no recibió noticias de su muestra, aun con la insistencia al SEDES, le indicaron que tiene que tener paciencia y que sus resultados aún no han llegado. En el transcurso de esos días, ella llama al director de la Caja Petrolera de Salud —donde está asegurada— para presionar y le indican lo mismo; que llegaría en los próximos días.

Finalmente; exige una nueva prueba ante la pérdida de sus muestras, tras 20 días aislada y el lunes 11 de mayo en horas de la tarde le dicen que le tomarán la muestra —considerando que ya entraría en funcionamiento el nuevo laboratorio de Lajastambo— sin embargo le comunican que luego de la toma de la muestra la trasladarían a la Villa Bolivariana por protocolo. Protestó pero no sirvió de nada.

Desde el 11 de mayo hasta hoy, no tiene respuestas de sus resultados, “ya estoy afectada psicológicamente (…) este estrés es demasiado” dijo Marlene a ANV, lamentando que su propia familia se encuentra aislada.

Marlene mostró su indignación por la Caja Petrolera que no cuenta con una sala de aislamiento a pesar que se cancela todos los meses.

“Aquí, en la Villa Bolivariana, estamos peor que en la cárcel, estamos cerrados con llave por fuera, nos abren solo para darnos nuestros alimentos, ¡hasta ahorita no he visto a nadie que venga a asear!” lamentó Marlene a tiempo de comentar que tuvo que pedir que sus familiares traigan lavandina para desinfectar el baño. “Ya va ser un mes que estoy aislada” agregó a tiempo de aclarar que hasta el momento no tiene síntomas y que el lugar donde se encuentra no tiene las condiciones para habitar, no cuenta con agua caliente ni insumos de limpieza.

Consultada por sus pruebas, comentó que los médicos que le tomaron la muestra verificaron que se había enviado la misma por lo que tuvo que perderse en alguno de los laboratorios de La Paz o Santa Cruz.

El 5 de mayo el presidente del Comité Científico de Chuquisaca, Jhonny Camacho denunció que el CENETROP, extravió la muestra del paciente cero de Chuquisaca, según una publicación de Página Siete.

Caso Positivo

A Amparo (Nombre Ficticio), le tomaron la primera muestra para una prueba de laboratorio el 30 de abril y el resultado dio positivo; no obstante como varios que están ahí es asintomática. Vale decir que no siente síntomas de la enfermedad.

“Me tienen aislada en este ambiente de la Villa Bolivariana estoy recluida en una habitación, que solamente cuenta con una cama, no hay una silla, no hay una mesa, hay un baño en pésimas condiciones: sucio; (la ducha) no tiene agua caliente” escribió en una nota a ANV donde lamenta la falta de condiciones para habitar el lugar.

Comenta que el lugar no cuenta con una red WIFI, por lo que para comunicarse tiene que hacer un gasto diario de 20 bolivianos en megas.

“En síntesis los que estamos en aislamiento en este centro, no contamos con las más mínimas condiciones de salubridad y al contrario, el estar recluidos en este centro nos provoca un estrés mayor, lo lamentable es que somos asegurados de la Caja Petrolera y esta institución no nos ha dado cobertura alguna, considero que debían asistirnos, como se está haciendo en otros departamentos” explica a tiempo de coincidir por separado con la anterior entrevistada.

A Amparo le llama la atención que es una paciente asintomática y desde el inicio con un consentimiento informado, solicitó su aislamiento domiciliario, sin embargo no hubo autoridad que de viabilidad a su solicitud. Coincide también que todo esto implica un grave problema psicológico por el que está atravesando.

La segunda prueba se la debía tomar el 14 de mayo, no obstante, aun con insistencia, le han diferido la toma de muestras “para mañana” y con suerte podrían tomarle la muestra el lunes. Argumentan que el laboratorio está saturado.

Amparo cuenta que son varios asintomáticos, que no sienten agrado por estar ahí y particularmente ella pasa los días leyendo para matar el tiempo, en su octavo día de estadía.

Nota: Los nombres y algunos detalles no se han revelado para proteger la identidad de las fuentes.

ACTUALIZACIÓN

La alcaldesa de Sucre, Rosario López, sobre la situación de los pacientes de la Villa Bolivariana, explicó que en el lugar existe personal médico y de limpieza; y que no amerita tener especialistas en el lugar debido a que no son pacientes asintomáticos.

Así mismo dijo que la atención es como en cualquier hospital, “se ha invertido, se ha adecuado (y) se tiene todo lo indispensable para un hospital” aseguró en declaraciones Radio Encuentro la tarde del sábado.